¿Por qué comprar los pasteles a un profesional?

 

¿Por qué comprar tu pastel a un profesional?

No es lo mismo un hobby que una profesión…

 

Todo lo que hay detrás de un negocio de tartas de diseño

 

Es muy fácil pensar que hacer tartas por encargo es un negocio simple y fácil… Es muy fácil pensar que uno simplemente puede ponerse en casa a hornearlas y luego venderlas… Y también es muy fácil pensar que cómo sólo son tartas, no hay peligro o riesgo alguno… Sin embargo, la realidad es mucho más difícil!

Últimamente he recibido varios mails de personas interesadas en montar negocios de tartas de diseño, preguntándome si necesitaban algún tipo de permiso, los pasos que yo había seguido y si era complicado poder tener las cosas legales.

Y no os voy a engañar, saber todo lo que hace falta para tener un negocio de alimentación en regla, es bastante desalentador… Por eso es muy importante antes de lanzarse al vacío, tener claro todo lo que se nos exige a los profesionales y todos los riegos que se corren si uno no hace la cosas como toca.

Por mi experiencia con el negocio de las tartas, sé lo complicado y lo cuesta arriba que se hace tener todas las cosas bien… Pero también tengo clarísimo que son necesarias.

Cuando uno hace tartas por hobby, para comer con los suyos en casa o disfrutar con los amigos, no hace falta ningún permiso… Supongo que eso está clarísimo! Y bueno, supongo que si uno hace alguna tartita esporádica por encargo para algún vecino o primo lejano, pues tampoco hay problema (aunque teóricamente no se puede cobrar por la venta de pasteles, si uno no tiene un negocio… Pero por una o dos tartitas, no nos vamos a poner tiquismiquis, no?

El verdadero problema surge cuando uno acepta encargos para gente que no conoce, para eventos grandes, y que en algunas ocasiones se van a celebrar en otros locales… En ese caso, es totalmente necesario tener permiso del ayuntamiento y de sanidad. Porque imaginaos que en el peor de los casos (pero puede pasar perfectamente) vuestra tarta intoxica a un grupo de 100 o 200 personas??? Lo primero que harían sería investigar el origen de la intoxicación, el proveedor de todo lo que se comió en la fiesta, y os harían una inspección que acabaría en multa o incluso cárcel.

Y ya no es sólo que sea vuestra tarta la que crea el problema, si no que sea la comida del restaurante donde se celebró, aún así… Se investigan todos los posibles focos de intoxicación. Además, normalmente los restaurantes, fincas o empresas de eventos que aceptan alimentos (en este caso, la tarta) de empresas externas, están obligados por sanidad y controlados por sus empresas de riegos laborales a controlar que todos sus proveedores tengan la licencia vigente, y suelen exigir una explicación sobre la manera de transporte, si requiere o no refrigeración, etc…

A mí, mi empresa de riesgos laborales me exige a su vez que tenga control sobre mis propios proveedores, y aunque esto pueda parecer un poco “exagerado”, cada vez se controla más porque luego cuando hay problemas todos se lavan las manos…

Por todo esto, hoy he pensado dedicar esta página a explicaros todos los pasos que se tienen que seguir para poder montar un negocio de tartas por encargo!

 

1. Obviamente lo primero y fundamental es crear el negocio!

 

Ya sea una sociedad o a nivel autónomo, es necesario tener un número de identificación fiscal para poder “vender legalmente”. Esto significa que a partir de ahora se tiene que hacer factura de todas las tartas que se hagan, en las que obviamente tiene que haber un IVA. A veces la gente cree que si una tarta son 200 euros, son todo beneficios. Y ni mucho menos! Aparte del material, los gastos, etc… también ahí entra el IVA, que en el caso de las tartas es un 10%.

Aparte de hacer factura, se tienen que pagar las nóminas y a la Seguridad Social. Y si uno no tiene trabajadores, porque sólo es una persona, tiene que pagarse su autónomo mensual.
Tener una empresa significa contratar obligatoriamente una gestoría que te lleve el tema fiscal y laboral: te llevan la contabilidad y el tema de las nóminas. Y obviamente no es nada barato…

 

2. El segundo paso a seguir es patentar el nombre comercial.

 

Pensad que cuando algo se tiene una “marca” y comienza a ser reconocida por ese nombre, es muy importante asegurarse de que otros no lo usan, aprovechándose del éxito que tú has conseguido. Sería como defender tu “nombre” Sí, como asegurar que sólo tus tartas puedes llamarse así!

 

3. El tercero paso es encontrar un local apto.

 

Después de haber creado la empresa, escriturarla, y “proteger” tu nombre comercial (que no tiene porqué coincidir con el fiscal) lo fundamental es tener un local donde hacer las tartas. Yy obviamente tiene que ser un local apto!

Así como hay otro tipo de negocios que tal vez sí se puedan hacer desde casa, aquí en España todo lo que es tema de alimentación, tanto dulce como pastelería, tiene que hacerse en un obrador independiente que no puede comunicar con una vivienda.

Para que este local sea legal y apto para concederle la licencia de actividad, se necesita que un ingeniero te haga un proyecto adecuado al tipo de uso que se le va a dar. En el caso de las tartas, pues el proyecto te exige salida de humos, local totalmente embaldosado, un tipo de baldosas del suelo especiales, que todos los muebles sean de acero inoxidable, que haya una separación entre lo que son los hornos y el cuarto frío (también depende del tamaño del local), tiene que estar refrigerado, tener aseo independiente, lavamanos, fregaderos, extintores, señalizacón, fontanería e instalación del gas etc… Y por supuesto toda la instalación eléctrica tiene que estar acondicionada y tener el boletín legal.

Una vez se ha hecho la obra coincidiendo con el proyecto del ingeniero, se tienen que meter los papeles en el ayuntamiento donde se concederá la licencia de actividad; o en el caso de que encuentren anomalías te pedirían que las solucionaras y luego volverían a comprobar que se han hecho los cambios exigidos.

Justo después, Sanidad te hace una inspección paralela, comprobando que se cumple toda la reglamentación vigente.

 

4. Sanidad

 

Además de la primera inspección, Sanidad puede hacer visitas inesperadas cuando ellos crean conveniente, para comprobar que se siguen con los estándares de limpieza e higiene adecuados. Por eso es también obligatorio contratar una empresa de riesgos laborales que os guíe en todos los pasos y normas a seguir. Ellos controlan todo el tema de carnet de manipuladores, imparten a vuestros trabajadores los conocimientos necesarios, y van haciendo revisiones sobre las instalaciones, así como controlar que se cumpla todo “el papeleo” de control de personal, proveedores, etc…

Es cierto que en los últimos años se han puesto mucho más estrictos con todo el tema de los riesgos laborales, y que hay incluso formalidades que no son más que mera burocracia pero no debemos olvidar que hacer esta “burocracia” correctamente, es lo que luego nos puede salvar de futuros problemas!

 

5. Más burocracia…

 

También es obligado contratar una empresa de desinfección y control de plagas. Nosotros podemos estar orgullosas de que en ninguno de nuestros locales hemos tenido “bichos” y “sorpresas desagradables”, pero es cierto que los locales de edificios viejos o que no han sido reformados recientemente, es muy posible que haya que controlar bien de cerca “las visitas”.

En fin, y después de tanto papeleo, y de tanto gasto, lo que uno tiene que valorar es si le compensa tener un negocio de alimentación… Porque obviamente tener un local, una empresa, proveedores, gestoría, etc.. genera unos costes fijos altísimos! Ojalá todo fuera ponerse a hacer bizcochos en casa y venderlos directamente, sin problemas, sin líos, sin reglas… Pero por desgracia cuando hablamos de alimentación, hablamos de posibles intoxicaciones, de posibles enfermos, y de seguras multas.

Por eso aparte de todo lo anterior es necesario tener un seguro de responsabilidad civil de 150.000 a 600.000 euros (dependiendo del tamaño del negocio, volumen, etc…).
Y es que tenéis que poneros en el peor de los casos! Imaginad que por un fallo en la manipulación de los alimentos, por una rotura involuntaria de la cadena de frío, por cualquier cosa… una de vuestras tartas intoxicara a toda una familia, o incluso llegara a mandar a alguien al hospital!

Podrían demandaros y si no tenéis las cosas legales, no sólo tener que pagar la indemnización de vuestro bolsillo… Por eso es necesario y además obligatorio, tener un seguro que os cubra las espaldas de posibles problemas.

En fin… Tal vez se me olviden algunas cosillas, porque como podéis comprobar, la lista es larga y costosa! Pero creo que más o menos estos son los requerimientos para poder montar una empresa de decoración de tartas.

Sé que puede parecer desalentador, y no os voy a engañar, uno tiene que trabajar mucho y hacer muchas tartas para poder cubrir los gastos fijos… pero cuando algo se quiere hacer bien, debe hacerse como toca! Y cuando a uno le gusta lo que hace y hace de su pasión su profesión, lucha con todas sus fuerzas por conseguir salir adelante!

Y si no encuentras las respuestas…

4 + 10 =

Patricia Cupcakes & Patisserie

Patricia Cupcakes & Patisserie S.L.



Asociación Nacional de  Profesionales de la Repostería Creativa
Yes No